Valeria y la metaficción

Esta entrada contiene spoilers. Bueno, contiene un spoiler. No sigas leyendo si no quieres conocerlo.

Valeria» narra la vida y obra de Valeria, una chica que escribe su primera novela. Tanto los libros como la serie transitan por ese juego de espejos protagonista-autora en el que todas las escritoras, en mayor o menor medida, hemos participado.

La serie ha sido vendida como una ficción basada en los libros de Elisabet Benavent, autora best-seller con una auténtica legión de fans.

Haciendo un repaso por Twitter, el chasco de las fans de la escritora anteriormente conocida como Betacoqueta al ver la serie es mayúsculo. El argumento principal es que, salvo los nombres de los personajes, no hay nada de los libros que refleje la serie. Y todos coinciden en que los libros dan para una serie mucho mejor de lo que ha salido.

Tú lo sabes, yo lo sé y Elisabet también lo sabía. Y sin embargo…

Como escritora me intriga la trama que hay detrás de la adaptación. Benavent aparece en los créditos como Supervisora de Producción que es la manera bonita de decir «Asesora de rodaje». Esto hace que al espejo escritora-protagonista se le añada una capa más: la de la autora en la vida real viendo cómo adaptan su novela para televisión.

Al final de la primera temporada, la editora de Valeria le hace una oferta tan suculenta como envenenada: publicar su novela bajo el nombre de otra autora. Esta propuesta indigna a Valeria porque le ha costado mucho escribir la novela, pero ahí se queda el cliffhanger.

Es este giro con el que yo me siento más identificada porque, en verdad, no parece una decisión tan sencilla.

  • PROS: Probablemente vendes más y, por tanto, ganas más dinero de royalties.
  • CONTRAS: No es tu nombre el que aparece en la portada y el reconocimiento es para otra persona.

¿Tú qué harías? Por un lado, puedes aceptar la propuesta, vivir tranquila con el dinero de los derechos que te vayan llegando y escribir sin presiones una segunda novela. Por el otro, te has desnudado por completo en esta novela y publicarla bajo otro nombre que no sea el tuyo sería como venderte al mejor postor.

En el mundo real, Elisabet es esta aclamada autora, el best-seller asegurado, la marca bajo la cual una aspirante a actriz puede publicar su primera novela, esa que le ha costado escribir sangre, sudor, lágrimas, y quizá alguna relación personal.

Pero en este mundo real no es una escritora quien publica bajo la marca de Benavent sino la propia Netflix. Ha grabado una serie que probablemente ya tenía guionizada y la ha vendido bajo la marca «Valeria» lo que convierte a la serie, el libro y a la propia Elisabet Benavent en un ejercicio retorcido de metaficción.

¿A que ya no os parece una serie tan mala?

A mí sólo me falta que Charlie Kaufman adapte a guión de cine cómo fue la adaptación de «Valeria» y el círculo se cerraría.

Y ahora responded a una pregunta: ¿Qué haríais vosotras si estuvierais en la piel de Elisabet-Valeria y recibieses una oferta así de Netflix o de vuestra editorial?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00
A %d blogueros les gusta esto: