Escribir para quién

SPOILER: Este post contiene lágrimas de autora autopublicada.

El otro día hice este esquema en mi cuaderno.

La imagen son unos círculos de Venn que buscan encontrar esa intersección ideal entre escribir lo que te gusta o escribir lo que vende.

Escribir lo que quieres o lo que quiere el público

Es una duda muy frecuente. Lamento decirte que, desde mi experiencia, no hay una respuesta correcta.

Vamos por puntos:

1. Escribir lo que quieres tú

La primera vez que te pones a escribir lo haces para ti. Es por donde se empieza. El primer paso.

Hay una historia dentro de ti y necesitas sacarla afuera o te volverás loca. Por eso, cuando alguien la rechaza, te dice que no le gusta, genera frustración e inseguridad.

Hay que estar muy segura en tu ópera prima para que no te afecten las críticas negativas.

«Nico, por favor» tuvo un par de estas y, reconozco, que me hicieron gracia.

«Se convierte en un relato «low cost» de experiencias lésbicas de una adolescente demasiado preocupada por su sensaciones húmedas.»

José Manuel

¡Joder, sí! Una crítica negativa que ha captado perfectamente el sentido de la novela.

«Es aburrido, previsible y está muy mal escrito, no entiendo el éxito de este libro, parece escrito por una persona de diez años».

Laura

Esta me parece un poco perturbadora. ¿Qué personas de 10 años conoce esta chica que sean capaces de escribir las escenas sexuales lésbicas tan explícitas que hay en «Nico, por favor»?

Afortunadamente, estaba orgullosa de mi primera novela, creía en ella, era consciente de sus fallos y lagunas, pero sabía que era una buena novela de la que podría estar orgullosa años después*

*Ten en cuenta esto antes de publicar (si me aceptas el consejo).

2. Escribir lo que vende

¿Quieres escribir lo que vende? Más vale que seas rápida escribiendo. Como indican en Sinjania, sé una buena cazadora de tendencias, descubre qué novela se lleva, léela y analízala rápido y escribe algo en esa línea. Serás una mercenaria de las letras. No es algo necesariamente malo si sabes gestionarlo (Carmen Mola, te estoy mirando a ti).

Si aspiras a vivir de escribir, no escribas lésbica. Es un nicho pequeño y poco rentable. Es más, si aspiras a vivir de escribir, no hagas literatura. Ensayo, no ficción, blogs, escritura fantasma… Cualquier cosa menos literatura. Hay muy poca gente en España que sea capaz de vivir de sus novelas. Si te das cuenta, autores muy reconocidos suelen compaginar su labor escritoril con programas de radio, podcasts, colaboraciones en prensa… para completar su sueldo.

Si, pese a todo, quieres escribir lésbica u otro género nicho, deberás invertir los factores. Es decir, si no puedes escribir un libro que lo lean 50.000 personas, escribe 50 libros que los lean 1.000 personas. Tampoco es fácil esto, todo hay que decirlo.

Otra alternativa: considera escribir en inglés. Sí, ya sé, el español lo hablan 500.000 millones de personas, a poco que llames la atención del 1% ya son 5.000 personas que podrían comprar tu libro. A unos 2 euros por novela (si autopublicas con Amazon; en editorial lo desconozco) son 10.000 pavos. Si eres capaz de escribir dos novelas al año, ya tienes un sueldo majo.

Pero lamento decirte que no funciona así. La mayoría de las personas hispanohablantes no tienen dinero de sobra como para gastarlo en libros. El flujo del money es angloparlante.

3. Escribir lo que te gusta y lo que vende

¡La magia!

O casi.

¡Has dado en el clavo! Te gusta tu escritura y has dado con un género o nicho que te apasione y que, además, tenga mucho mercado.

El esfuerzo y tiempo que pones en una novela es el mismo o más que un autor reconocido de tu mismo género. Seguramente, hasta escribas mucho mejor que él y tus historias sean más originales, pero nada, que no rascas más que unos cientos de euros para redondear tu nómina en ese trabajo que no te gusta, te agota y, a la vez, te alimenta.

El éxito depende de muchísimos factores, la mayoría de los cuales, no están en nuestra mano. No desesperes.


Conclusión

Acabo hilando esto con una reflexión un poco misterwonderfuliana pero que a mí me está sirviendo: traza un plan y aférrate a él, no te dejes deslumbrar por las luces, no te dejes llevar por la velocidad impuesta.

Habrá autoras que escriban 50 libros cuando tú apenas estás con el segundo, habrá otras que escriban mejor que tú, habrá quienes vendan más, quienes publiquen con editorial, quienes puedan dejar sus trabajos… No dejes que eso te frustre. No conoces cómo es su vida, cuál es su plan. Cíñete al tuyo, ve a tu ritmo y no desesperes.

Que el bosque no te impida ver tu árbol.

🤗

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00