Publicado el Deja un comentario

Luisita, Amelia y la homosexualidad en los años 70

Ya está. Ya estoy enganchada a un nuevo ship. Hay que ver lo poco que tardamos las lesbianas y bisexuales en encontrar nuevas historias que amamanten nuestra sed de representación.

Luisita (Paula Usero) es una joven dulce, soñadora e idealista. Sus padres murieron durante la guerra civil (fueron guerrilleros en la resistencia republicana) y su tía Manolita movió cielo y tierra por dar con ella y traerla a Chamberí (Madrid).

Amelia (Carol Rovira), por su parte, ha huido de su familia en Zaragoza para poder trabajar de lo que a ella realmente le gusta: como vedette en los populares espectáculos de variedades.  Luisita contrata a su amiga para el Kings, donde es encargada, y la amistad se va estrechando día a día. Amelia se enamora de Luisita y… Bueno, mejor lo veis por vosotras mismas.

Resultado de imagen de luisita y amelia
Luisita (izquierda) y Amelia ensayando para un espectáculo

La relación (y la serie, «Amar es para siempre») se desarrolla en los efervescentes  años 70 en España. Herederos de los locos 60 (minifaldas, Seiscientos y vacaciones en la playa), esta década fue clave para que España sea hoy lo que es, para bien y para mal.

En 1954 Franco había modificado la Ley de vagos y maleantes de la II República para castigar con ella a los homosexuales:

Artículo sexto.-Número segundo.- A los homosexuales, rufianes y proxenetas, a los mendigos profesionales y a los que vivan de la mendicidad ajena, exploten menores de edad, enfermos o lisiados, se les aplicarán para que las cumplan todas sucesivamente, las medidas siguientes:
a) Internado en un establecimiento de trabajo o colonia agrícola. Los homosexuales sometidos a esta medida de seguridad deberán ser internados en instituciones especiales y, en todo caso, con absoluta separación de los demás.
b) Prohibición de residir en determinado lugar o territorio y obligación de declarar su domicilio.
c) Sumisión a la vigilancia de los delegados.»

BOE nº 198, del 17 de julio de 1954

Y en el 70, el dictador la sustituyó por la Ley sobre peligrosidad y rehabilitación social. El principal cambio era que la homosexualidad no era delito en sí, pero sí los actos de homosexualidad.

Tercero.—A las que realicen actos de homosexualidad y a las que habitualmente ejerzan la prostitución se les impondrán, para su cumplimiento sucesivo, las siguientes medidas:

a) Internamiento en un establecimiento de reeducación.

b) Prohibición de residir en el lugar o territorio que se designe o de visitar ciertos lugares o establecimientos públicos, y sumisión a la vigilancia de los delegados.

Artículo sexto, apartado tercero de la Ley 16/1970, de 4 de agosto, sobre peligrosidad y rehabilitación social en el BOE

Nótese que la ley y sus modificaciones hablaban en términos masculinos. La homosexualidad femenina, invisible, solía ser tratada por la familia, que enviaba a las chicas a terapias en centros psiquiátricos (seguro que recordáis al personaje de Celia en Seis Hermanas y al de Sara/Óscar en Las chicas del cable, diferentes épocas, misma «solución»).

Franco moría (1975) y con él su dictadura. La ciudadanía empujaba al país hacia un futuro con más libertades y derechos. Las mujeres comenzaban a contar sus historias personales para reunirlas y establecer un ideario del incipiente movimiento feminista en España. Ah, la Transición Española…Tan loada e incuestionada que tardó en legalizar el aborto (1985) y el divorcio (1981), dos derechos eminentemente femeninos.

Y ahí tenemos a Luisita y Amelia, dos feministas con hambre de libertad, cocinando a fuego lento una preciosa historia de amor.

Beso Luisita y Amelia
Luisita le dice a Amelia lo importante que es para ella y esta le responde con un beso

Y seguro que las veremos reivindicar sus derechos de mujeres y lesbianas en la serie porque se vienen importantes acontecimientos políticos que marcarán sus vidas.

El 28 de junio de 1977 se convocó la primera manifestación del Orgullo LGBT en Barcelona, cuando la homosexualidad todavía era ilegal, en la que participaron unas 5.000 personas. La manifestación fue reprimida por la policía, y hubo heridos y detenciones. Ojalá ver a Luisita tras una pancarta con el puño en alto.

Luisita Amar es para siempre
Luisita durante una protesta feminista

El 26 de diciembre de 1978 Adolfo Suárez firmó una modificación de la Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social que eliminaba (y, por tanto, despenalizaba) la homosexualidad. ​Los últimos presos por homosexualidad fueron liberados ese mismo año. 

De conformidad con la Ley aprobada por las Cortes, vengo en sancionar:

[…] Se derogan, quedando en blanco, los siguientes preceptos de la Ley dieciséis/mil novecientos setenta, de cuatro de agosto, sobre peligrosidad y rehabilitación social:

c) […]  todos del artículo sexto.

Primer artículo de la  Ley 77/1978, de 26 de diciembre, de modificación de la Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social y de su Reglamento en el BOE

Aunque parece que Manolita aprobes la relación, va a ser muy interesante cómo se desarrolla esta relación en los convulsos años 70.

Hazte mecenas y recibe relatos en exclusiva

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.