Publicado el

4 cositas que Flozmin me ha enseñado como escritora de ficción lésbica

Desde Argentina nos han regalado una preciosa historia de amor entre dos mujeres que se ha ganado los corazones de todas las hispanohablantes a un lado y otro del Atlántico.

Hago las presentaciones pertinentes. Florencia Estrella (interpretada magistralmente por Violeta Urtizberea) es una mujer con una vida laboral y amorosa desordenada, y con síndrome de Tourette que le hace putear (soltar palabras de manera aleatoria, la mayoría de las veces, insultos o tacos) en momentos de nerviosismo o tensión. Ha heredado de su padre un hotel junto con sus cuatro hermanas. Jazmín del Río (Julieta Nair Calvo ofrece una actuación más serena y sutil, resaltando ese remanso de paz que Flor necesitaba en su vida) es la cocinera del restaurante del hotel Las Estrellas que se enamora casi instantáneamente de Flor. Juntas forman Flozmín, una de las parejas lésbicas más exitosas de este 2017.

Los guionistas han escrito una historia bonita, sensual y auténtica y esto es lo que he aprendido de ellos:

Hacer guiños al fan

Lo que se ha pasado a denominar fanservice, término que nació del manga y que se refería a ofrecer al lector masculino elementos de mera recreación visual de los personajes femeninos. En Las Estrellas se ha traducido en varios guiños. El más claro se dio cuando Flor y Jaz fueron a tomar un café en una de esas cafeterías que te ponen el nombre en el vaso de cartón. Las chicas brindan y la cámara se detiene en el detalle de sus nombres unidos formando Flozmín, que es como se ha bautizado a la pareja por parte de sus fans en las redes sociales.

Los guionistas se suman a los juegos de las fans y mezclan realidad y ficción.

Jaz le tapa los ojos a Flor para que pinte un cuadro desde el corazón. Cuando le pide que elija un color, Flor pide el color violeta (su nombre como actriz). Algo similar pasa con las hijas que adoptan: la mayor se llaman Violeta y la pequeña Melisa, todo nombres de flores y plantas. Esto fue precisamente lo que le dijo Jazmín a Flor el día que se presentaron: “Mira, ya tenemos algo en común, nuestros nombres”. Quizá parezca un guiño superficial pero NO LO ES. Es la manera de subrayar que Flozmín están hechas la una para la otra para crear un universo propio y lleno de flower power.

Al fandom lo que es del fandom

Si los fans piden tal o cual cosa, dales tal o cual cosa. Para cumplir el fanservice hay que hacer una escucha activa del espectador. Si no queremos más piquitos de viejo, ¡no den más piquitos de viejo!) Gif besos

Está bien darle crédito al espectador/lector, saber que es inteligente, que sabe rellenar los huecos (la luz de la mañana entrando por la ventana, una cama deshecha, dos personas despeinadas…), PERO también es cierto que nos dirigimos a un público (las lesbianas y bisexuales) al que se le han vetado ver ciertas cosas antes. 

La ficción moldea la realidad

Lo que no se nombra no existe, pero lo que se nombra mal es peor. Y los adultos moldeamos pésimamente.

La lección nos la dan los guionistas a través de la trama de Violeta, la hija adoptiva de Flor y Jazmín. En esta trama nos muestran dos aspectos:

  1. Los niños no tienen prejuicios homófobos. En todo caso, lo aprenderán después de los adultos.
  2. En estos tiempos en los que se ha puesto de moda la maternidad subrogada, no olvidemos que hay niños que, aunque no tengan nuestros genes, también tienen derecho a tener una familia. No los olvidemos.

Los creadores de contenido de entretenimiento tienen (tenemos) la responsabilidad de repensar lo que ya está escrito, comprobar si se adecua a las exigencias del público y traducirlo a un lenguaje respetuoso e inclusivo.

Así se consiguen cosas como esta:

Crear mitología propia

Cuando estás mucho tiempo con una persona, ya sea tu pareja o una amiga o tu propia familia, se crea un lenguaje propio que sólo entendéis vosotros. Ese universo Flozmin es compartido por sus seguidoras que asumen como propio ese lenguaje.

Si una dice “Anda ve…”, la otra ya sabe cómo sigue.

 

También hay un par de cosas que he aprendido sobre qué no hacer a la hora de escribir ficción lésbica, pero me las guardo que no quiero hacer flame.

 

Flozmin, fue un placer compartir este viaje 🙂

Publicado el

Las abuelas, nuestra piedra rosetta

He leído una frase que me ha partido la cabeza y el corazón porque (me) explica muy bien cómo veo ahora mi vida y mi literatura: “Hay que buscar entre los abuelos las palabras que necesitamos para explicarnos a nosotros mismos lo que nos pasa”. Podéis leer el contexto con el que fue escrita aquí.

Pienso en Vero, personaje esporádico, casi anecdótico, de “Nico, por favor” que ya he traído por aquí anteriormente. Este personaje, que en un principio fue diseñado para añadir una escena (más) de sexo a mi primer libro, se está revelando como piedra rosetta* de mis novelas y mi manera de ver la vida. Vero, la superficial, vuelve para darme una lección literaria y vital.

En la novelette que estoy corrigiendo ahora, cuyo título es “Último atardecer en Lisboa” y que espero vea la luz en primavera, hay una protagonista que también se define por algo que le dijo su abuela.

Con cada publicación, me asomo a la idea de que mis personajes me conocen mejor (y antes) que yo misma.

 

*En realidad, la novela entera de “Nico por favor” es mi piedra rosetta, pero es un pensamiento todavía en desarrollo que algún día compartiré con vosotras.

Publicado el

Mujer, feminista, lesbiana

Yo me reconocí como mujer antes que como lesbiana. Que pensaréis “Vaya ababolada* te acabas de clavar, A. M.”. Puede ser, pero cuando eres pequeña y te encanta jugar al fútbol con los chicos, recibes apelativos que te hacen dudar. Que si marimacho, que si chicazo, que si qué poco señorita eres…

Viajad conmigo a los 90. Tendría unos 12 años y el busto bastante desarrollado. Fue como un golpe en la cabeza con un madero. Estaba en el patio del colegio, con mi perenne coleta y el chándal de Educación Física, jugando al fútbol, disfrutando (porque era buena, mejor que muchos de mis compañeros), cuando caí en que era diferente a ellos. No era un chico, pero es que tampoco lo quería ser. Era una chica, sería una mujer en unos años y estaba, en cierto modo, orgullosa de serlo. Era tan chica como mis compañeras, que odiaban el fútbol y se pasaban el recreo hablando de “cosas de mujeres” y jugando a la goma.

Aún tardaría en soltarme la melena, y tardaría muchísimo más en definirme como feminista y, posteriormente, lesbiana.

Pero eso ya es otra historia.

Una amapola en medio de un campo agreste. Así era yo

 

*En Aragón, ababol tiene una doble acepción. Por un lado se refiere a la amapola, y por otro se denomina ababol a una persona simple, con pocas luces.

A. M. limpia, fija y da esplendor 🙂

Publicado el

En @HULEMS: ¿Qué es literatura lésbica?

En mi última columna para HULEMS me pregunto si lo de literatura lésbica existe como género literario o si la orientación sexual de los protagonistas no debería definir una novela. En mi opinión, creo que sí, aunque es cierto que el género, en este caso, lo define más el público a quien va dirigido, que los códigos internos (que también los hay).

La entrada ¿De qué hablamos cuando hablamos de literatura lésbica? se publicó primero en Hay una lesbiana en mi sopa.

 

Publicado el

Bechloe, más allá de la sororidad

Las que me siguen en Twitter saben que estoy tratando de convencer a mi novia de que vea Dando la nota (Pitch Perfect).

Quiero que vea una película que me gusta mucho, en la que las protagonistas son ellas y donde se refleja muy bien el significado de sororidad. Sigue leyendo Bechloe, más allá de la sororidad

Publicado el

Tag del escritor 

He leído este post de Miriam “Marafarinha” Beizana Vigo sobre sus rituales a la hora de escribir y me he lanzado a escribir los míos, más que nada, para responderme a mí misma y conocerme como escritora.

Llevo publicadas cuatro novelas y ahora empiezo a tener un ritual. Tengo que limitarme a los recursos de tiempo, espacio y herramientas de las que dispongo (tiraría mi portátil por la ventana si no fuera por el cariño que le tengo. No en vano, me ha acompañado desde el principio). Si un consejo puedo dar es que no debes esperar a tener el espacio idóneo, el ordenador perfecto o el tiempo a tu disposición para ponerte a escribir. Lo único que debes hacer es esto que decía Carmen Martín Gaite:

El resto son excusas.

Aquí va mi tag: Sigue leyendo Tag del escritor 

Publicado el

La Virgen de las Nieves

Cuando esta mañana me puse a escribir mentalmente este artículo lo tenía bastante más claro que ahora, con el teclado bajo mis dedos. Creo que la frase que tenía pensada para empezar era algo así como “no os enseño mi cara, pero hoy me desnudo”. Ahora, ese arranque me parece frívolo.

No me andaré con rodeos (las personas que me han leído saben que soy bastante directa): este verano murió mi padre. Desde que le diagnosticaron cáncer de pulmón hasta que murió no pasaron dos meses. Me cuesta retener las lágrimas mientras escribo esto. Sigue leyendo La Virgen de las Nieves

Publicado el

Take your passion and (fake it til you) make it happen

Ojalá todos pudiéramos vivir de lo que nos apasiona, pero, sobre todo, ojalá todos pudiéramos encontrar algo que nos apasione.
A mí me apasionan muchas cosas. Os puedo dejar alguna, si queréis.
Canta Irene Carra en la ya recordada por estos lares Flashdance que cojas tu pasión y hagas que suceda. Sigue leyendo Take your passion and (fake it til you) make it happen

Publicado el

Las Spice Girls mataron a Disney 

Spice World. The Movie es una película valiente de cinco chicas que sabían que iban a ser despellejadas por hacerla porque, básicamente, se las despellejaba por cualquier cosa que hacían.

Se van a cumplir 20 años del estreno de la película Spice World. The Movie, protagonizada por las archiconocidas, en su momento, Spice Girls. Todas sabemos que no es una película que pasará a la historia por su guión, ni su dirección, ni, mucho menos, por sus actuaciones, pero sí lo hará por otras cosas.

Sigue leyendo Las Spice Girls mataron a Disney